Si la comunicación evoluciona, ¿no debería hacerlo también la formación de los que se dedican a ello?